Las máquinas de narrar 

Los bots son programas que actúan o producen contenido de forma automática o con mínima intervención humana. Esto no es ni malo ni bueno per se, y, sin embargo, la palabra ha adquirido connotaciones más bien negativas en los últimos años. Los usuarios de internet suelen toparse con bots de superficie (no los que funcionan a nivel estructural como Google Crawler, etc.) que ensucian las redes sociales, molestan con sus posts incesantes y repetitivos, acosan, esparcen información incendiaria o falsa, o simplemente están ahí, ocupando espacio y recopilando datos para fines cuestionables. Pero, así como hay bots dañinos, también están los que son necesarios para el funcionamiento normal de internet y existen, además, estudios que demuestran que esos bots de contenido (los que a veces son tan irritantes) también pueden usarse para fines positivos, si los humanos que los programan se lo proponen.

Muy bien, pero, ¿cuándo empezamos a hablar sobre literatura? Ahora mismo, porque en Twitter, donde la palabra prima, hace tiempo que existen bots con propósitos nobles, como difundir la literatura y despertar la creatividad de sus seguidores. A continuación se presentan cinco de los más interesantes:

1-Magic Realism Bot (@MagicRealismBot)

El bot literario de @chrisrodley & @yeldora_  probablemente sea el más popular de Twitter. Está programado para generar microrrelatos que remitan vagamente al realismo mágico. Con el tiempo se ha vuelto cada vez más cohesivo, y ha incorporado una gran variedad de estructuras sintácticas y elementos intercambiables. Creo que habría intrigado a Borges.

magrea

2-This is Just to Say (@JustToSayBot)

Este bot se limita a crear versiones del famosísimo poema de William Carlos Williams.  Son entretenidas, aunque es casi imposible atribuirle algún sentido a la mayoría.
Perdóname
estaban programadas
tan aleatorias
tan divertidas

wcw

3-Tales of the Arcane (@Lilarcanebot)

Este bot mezcla fragmentos del libro The Pictorial Key to the Tarot del poeta y ocultista A. E. Waite, y genera breves secuencias descriptivas de tono esotérico. Fue programado por quien les escribe y quizás le hubiese gustado a Ítalo Calvino (déjenme soñar).

arc

4- Ulysses Reader (@UlyssesReader)

En su version más básica, los bots literarios de Twitter toman un texto y lo dividen en segmentos que la plataforma permita publicar. Los dos bots dedicados a James Joyce de Timo Koola (este y Finnegans Wake) hacen exactamente eso. Hay varios más en Twitter, y también está Moby Dick at Sea, que publica citas al azar de la novela de Herman Melville.

uli

5- Shelley (@shelley_ai)

Ulysses Reader es un “corpus-fed bot” de comportamiento predecible, mientras que los demás de la lista son generadores de texto. Shelley es un proyecto más sofisticado.  Fue creado por Pinar Yanardag, Iyad Rahwan y Manuel Cebrian del grupo Scalable Cooperation en el Media Lab de MIT (que busca “reimaginar la cooperación humana en la era de las redes sociales y la inteligencia artificial”), y es una combinación de una red neuronal multicapa recurrente y un algoritmo de aprendizaje profundo que mejora con la colaboración de los usuarios. Antes de empezar a crear  por su cuenta, Shelley leyó y analizó textos clásicos y más de 140.000 historias de terror amateur del subreddit Nosleep. La idea es esta: el bot inicia un nuevo cuento con un tweet y cualquier usuario puede continuarlo con la hashtag #yourturn. Luego, Shelley responde a ese tweet, y algún humano participa de nuevo, así hasta llegar a #theend. Hace algunos meses que el bot está inactivo pero vale la pena ingresar a la cuenta o a shelley.ai para ver las historias que se han completado.

shelley

Algunos bots literarios hacen que obras colosales parezcan abarcables, despiertan la curiosidad, u ofrecen una meta para potenciales lectores (terminar el libro antes de que el bot lo recorra entero, por ejemplo). Para Adam Hammond, quien escribió un tutorial sencillo para programar scripts de este tipo, los bots participan de una tradición venerable que se remonta a los dadaístas y sus découpés. En cuanto a los avances en inteligencia artificial, la intención es inspirar y, en el mejor de los casos, ampliar los límites de “lo literario”. No se trata de reemplazar al autor ni matar la novela. Como bien señaló Iyad Rahwan en una entrevista: “si en algún momento podemos crear máquinas capaces de entender la esencia misma de la experiencia humana, tendremos problemas más grandes que el desempleo entre los escritores”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: